Inicio
Misión de la Escuela
Carreras y Escalafones
Ingreso
¿Por qué ingresar? -
Condiciones de Ingreso -
Requisitos -
Aptitud Psicofisica -
Exámenes -
¿Cómo prepararse? -
Formularios -
Contáctenos -
Delegaciones Navales -
¿Qué te ofrecemos? -
 
La Escuela
Historia de la Escuela
Multimedia
Enlaces
Contáctenos
Última Ceremonia


 
 
 
CONDICIONES DE APTITUD PSICOFÍSICAS (EN REVISIÓN)
TRANSCRIPCIÓN DE LOS CAPÍTULOS 2 Y 3 DEL REGLAMENTO DE APTITUD PSICOFÍSICA PARA EL PERSONAL MILITAR DE LA ARMADA ARGENTINA (R.A-6-107) 3ª Edición 2006 (VR 1/10).

CAPÍTULO 2

CONDICIONES DE APTITUD PSICOFÍSICA PARA EL INGRESO A LA ARMADA
2.01. Concepto

La aptitud psicofísica del personal es de vital importancia para el cumplimiento de la misión de la ARMADA. El alistamiento y la eficiencia operativa del empleo de los medios de la Institución, están apoyados en la aptitud psicofísica de cada integrante de la Armada; debiendo tenderse a incorporar individuos esencialmente sanos y capaces de operar sin restricciones los mismos.

2.02. Condiciones de Ingreso a Institutos de Formación

El personal que ingresa no solamente debe ser sano sino también armónicamente constituido para adaptarse a la ergonomía de los medios que opera, dado que éstos responden a estándares preconcebidos; de otro modo se puede comprometer el cumplimiento de la misión, la protección de la salud de nuestro personal y dificultar el empleo del material. Aunque algunos postulantes pudieran presentar falencias congénitas o adquiridas, que no comprometen su aptitud para el servicio y pueden ser toleradas, se deberá tener en cuenta si las mismas, por su naturaleza o carácter evolutivo, pueden agravarse con los actos propios del servicio naval.

En estos casos, en el Legajo Médico se dejará expresa constancia de aquellas, precisando sus diagnósticos y valorizando la incapacidad laboral parcial correspondiente. A tales fines, se deberá efectuar el examen de ingreso recurriendo a los medios de diagnósticos necesarios para detectar y registrar posibles patologías no evidenciables clínicamente.

Serán causa de rechazo las detalladas en los artículos 2.03. al 2.30. inclusive, de este Capítulo.
SERAN CAUSA DE RECHAZO LAS DETALLADAS CONTINUACIÓN:
 
2.03. Norma General

Serán causa de rechazo las deformaciones, afecciones, lesiones y demás trastornos congénitos o adquiridos, cuando se considere que la patología por su naturaleza, magnitud y/o carácter evolutivo comprometa la esfera psíquica y/o física constituyendo un impedimento para el servicio naval en general.

2.04 Aspecto General

Serán causa de rechazo en todos los casos las deformaciones, afecciones, lesiones y demás trastornos congénitos o adquiridos, cuando se considere que por su naturaleza, magnitud y/o carácter evolutivo, puedan constituir un impedimento para el servicio.

1. Las tallas elevadas no serán causa de rechazo salvo que respondan a alguna patología neuroendocrina.
Las tallas bajas para ambos sexos serán causa de ineptitud cuando pongan en riesgo la salud de personas por exigencias propias del servicio, comprometiendo el empleo efectivo y seguro del material, y la integridad de los medios empleados.

2. El peso y el perímetro torácico debe guardar relación con la talla y la edad, sin que esta relación tenga que ajustarse estrictamente a las tablas o índices habitualmente en uso, dado que éstos no tienen carácter absoluto, ya que sus valores están relacionados a factores diversos como el clima, la edad, la raza, etc.

3. Las cifras correspondientes de peso y estatura, sólo deben ser concurrentes a la calificación de un estado orgánico. Serán contraindicaciones para el ingreso cuando el conjunto de ellas, agregadas a un complejo orgánico insuficiente, autorice la calificación de “desarrollo corporal deficiente”. En el Anexo 1 se agrega una “Tabla de Medidas Antropométricas Referenciales”, correlacionables también con el índice de masa corporal (peso / altura al cuadrado).

2.05 Esqueleto

1. Las afecciones de la columna lumbar (discopatías, espondilolisis, espondilolistesis, etc.), recurriendo de ser necesario al estudio radiológico y evaluación traumatológica para ponerlas de manifiesto.

2. Las desviaciones leves de la columna vertebral y las deformaciones torácicas poco acentuadas, podrán ser toleradas si no se compromete alguna función de la correcta posición militar, que refleja la adecuada postura corporal, que de no observarse, incluso fuera de la órbita militar, ocasionaría el deterioro progresivo del esqueleto, con preponderancia en individuos jóvenes.

3. La carencia anatómica o alteración funcional del índice o pulgar. La carencia de una falangeta entre los otros tres dedos de ambas manos y asimismo los que padezcan de polidactilia, rigidez y deformación de un dedo o pérdida total de una falange de un dedo. Puesto que estas condiciones son requeridas para la manipulación y empleo de armamento y equipos actualmente en uso.

4. La sindactilia marcada que afecta la función de la mano.

5. El genu-valgus y el genu-varus constituyen contraindicación solamente cuando, por su acentuación, comporten un impedimento para la marcha normal.

El hallux-valgus, el dedo en martillo y la superposición de los dedos, marcados o que se acompañen de dolor y de evidentes trastornos tróficos de los tejidos blandos originados por la presión del calzado. Se admitirá la falta de un dedo en los pies, siempre que no sea la del dedo gordo cuya integridad se exigirá. El pie cavo, solamente se rechazará cuando se presenten deformaciones osteo-articulares importantes con alteraciones de la mecánica funcional. El pie plano marcado con valgo del retropie y descenso de la cabeza del astrágalo.

6. La dirección viciosa de los miembros.

7. Serán contraindicaciones formales las osteítis, las osteomielitis, las osteoporosis, las exostosis voluminosas o dolorosas y las pseudoartrosis. Los callos óseos de fracturas solamente cuando adolezcan de un vicio de organización, cuando sean exuberantes, cuando deformen la topografía regional, cuando modifiquen la normal dirección del hueso o cuando determinen acortamiento de un miembro.

^ ir arriba
2.06. Articulaciones

Las artritis y artrosis, las anquilosis, las luxaciones congénitas o adquiridas recidivantes, los procesos crónicos periarticulares y sinoviales.

2.07 Los Músculos

Las miositis crónicas, las atrofias musculares, las retracciones tendinosas y poneuróticas, las secciones tendinosas y los procesos crónicos de las vainas tendinosas.

2.08 Cicatrices

Las cicatrices que por su extensión, caracteres o localización, comporten una real disminución de la resistencia local, una incapacidad fisiológica o una incompatibilidad funcional evidente.

2.09 Hernias

Las hernias de cualquier naturaleza o localización.

2.10 Aparato circulatorio

1. Corazón.

1.1. Las afecciones del miocardio, endocardio, hipertrofias, dilataciones, cardioesclerosis, miocarditis, infarto o insuficiencia cardiaca.

1.2. Las pequeñas desviaciones de posición no derivadas de las afecciones mencionadas, no serán causa de rechazo.

1.3. Las afecciones orificiales y valvulares y los soplos orgánicos serán una contraindicación absoluta. Los soplos anorgánicos no serán causa de rechazo.

1.4. Las pericarditis crónicas, los derrames pericárdicos y las sínfisis pericárdicas.

1.5. Las cardiopatías congénitas, aún las reparadas, si persisten fallas funcionales.

1.6. Los trastornos del ritmo de carácter permanente o transitorio. Las taquicardias sinusales (emotiva, medicamentosa, etc.), no determinarán ineptitud. Las ocasionadas por enfermedad orgánica serán causa de rechazo.

1.7. La bradicardia sinusal si se acompaña de síndrome de Stokes-Adams, o es provocada por una enfermedad orgánico-funcional definida, serán causa de rechazo.

1.8. La fibrilación y aleteo auricular, taquicardias paroxísticas, bloqueo A-V 2do grado y bloqueo A-V completo. Los bloqueos A-V de 1er grado no modificables y con PR mayor a 0,28 seg. Los bloqueos completos de rama izquierda y trifasciculares. Otros bloqueos de rama deberán ser evaluados en el contexto de su repercusión hemodinámica.

1.9. Los síndromes de Wolf-Parkinson-White serán ineptos salvo los que demuestren fehacientemente que han sido ablacionados con éxito al menos 6 meses antes del examen de aptitud. Los síndromes de Lown-Ganong-Levine podrán tolerarse si acompañan pruebas ergométricas y Holter normales y sin antecedentes de arritmias ni extrasistolias que sugieran su presencia.

1.10. Los trastornos electrocardiográficos sin sintomatología clínica serán valorados de acuerdo a la etiología de la lesión y a la repercusión que la misma tenga en la dinámica cardiaca o su potencialidad patológica evolutiva.

2. Arterias.

2.1. Todas las afecciones orgánicas o funcionales del sistema arterial que comprometan la irrigación sanguínea.

2.2. La hipertensión arterial permanente que exceda de una máxima de 135 mm. de Hg. y/o una mínima de 90 mm. de Hg. hasta los 35 años de edad.

3. Venas.

3.1. Las flebitis, tromboflebitis, las várices manifiestas y/o voluminosas, y las úlceras varicosas.

3.2. Las hemorroides acentuadas o complicadas.

^ ir arriba
2.11 Sistema hemolinfático

1. Todas las afecciones agudas o crónicas de los órganos hematopoyéticos.

2. La esplenectomía.

3. Los trastornos de la coagulación.

4. Las afecciones agudas o crónicas congénitas o adquiridas del sistema inmunológico.

^ ir arriba
2.12. Aparato respiratorio

    1. Laringe, tráquea y bronquios.

Las deformaciones y fístulas de la laringe o tráquea, las bronquitis crónicas, las bronquiectasias y el asma bronquial.

    2. Pulmones.

Las afecciones crónicas del parénquima.

    3. Pleura.

Los derrames pleurales de cualquier naturaleza, las adherencias y las paquipleuritis.

4. Capacidad vital disminuida, menor de 3 litros.

^ ir arriba
2.13. Mediastino y diafragma

Las enfermedades agudas graves, evolutivas o crónicas que comprometan alguna función.

2.14. Aparato digestivo

    1. Boca.

    Estomatitis y glositis crónicas, ulceraciones y leucoplasias, las comunicaciones buco-sinusales, las afecciones de las glándulas y de los conductos salivales.

    2. Faringe y esófago.

    La parálisis faríngea, las estenosis del esófago, los divertículos, las úlceras, la hernia hiatal con sintomatología y la esofagitis por reflujo. El megaesófago.

    3. Estómago.

    Las dipepsias, las gastritis crónicas y la úlcera gástrica.

    4. Intestino y peritoneo.

    Las enteritis y colitis crónicas, las salmonelosis, la úlcera duodenal, las ptosis viscerales, el megacolon, las peritonitis crónicas y las adherencias peritoneales cuando se acompañen de síntomas importantes.

    5. Hígado y vías biliares.

    Insuficiencia hepática, ictericias crónicas, cirrosis, colecistitis, angiocolitis crónica y la litiasis biliar.

    6. Páncreas.

    Todas las afecciones del páncreas, agudas o crónicas.

^ ir arriba

2.15. Aparato urogenital

1. Para ambos sexos.

1.1. Riñón.

Las nefritis, nefrosis, malformaciones congénitas, ptosis, hidronefrosis, hematurias, albuminurias, incluyendo las llamadas ortostáticas o funcionales, la ausencia de un riñón, la pionefrosis, los quistes de cualquier naturaleza y en general, todas las infecciones urinarias.

1.2. Pelvis y uréter.

Inflamaciones, quistes de cualquier naturaleza, las litiasis y las infecciones crónicas.

1.3. Vejiga.

Inflamaciones e infecciones crónicas, litiasis, incontinencias de orina, enuresis, retención de orina y los reflujos urinarios.

1.4. Uretra.

Uretritis agudas o crónicas, estenosis congénitas o adquiridas, inflamatorias o traumáticas. Fístulas urinarias.

2. Para el sexo masculino.

2.1. Próstata y vesículas seminales.

Inflamaciones crónicas, abscesos, hipertrofia de la próstata y de las vesículas seminales. En caso de antecedentes positivos se solicitará serología y ecografía prostáticas.

2.2. Pene, testículos, epidídimo, cordón y bolsas.

2.2.1. Las fimosis, las hipospadias y epispadias.

2.2.2. El varicocele, según su magnitud.

2.2.3. El hidrocele, hematocele y el quiste del cordón.

2.2.4. La atrofia, pérdida quirúrgica o traumática de ambos testículos que deriven en infantilismo genital. La ectopia testicular y el infantilismo genital.

2.3. La ginecomastia, cuando es patológica.

3. Para el sexo femenino.

3.1. Las bartholinitis y los quistes de la glándula de Bartholino.

3.2. Las cervicitis agudas o crónicas. Las endocervicitis.

3.3. La dismenorrea y la endometriosis así como también las severas irregularidades menstruales en relación con la edad.

3.4. Las oforitis agudas o crónicas y los quistes de ovario.

3.5. Las salpingitis agudas o crónicas.

3.6. Los pólipos cervicales, las erosiones y pseudoerosiones del cuello uterino.

3.7. Las anormalidades congénitas de la vagina. Las vaginitis agudas o crónicas.

3.8. Las vulvitis agudas o crónicas. Las anormalidades de los genitales externos, congénitas o adquiridas. Las adherencias y las cicatrices deformantes, secuelas de correcciones quirúrgicas.

3.9. La gigantomastia, cuando es patológica.

^ ir arriba

2.16. Sistema nervioso

    1. Central.

Todas las afecciones o lesiones del sistema nervioso central, epilepsia en cualquiera de sus formas clínicas, las secuelas meníngeas, los tics, sonambulismo, etc.

    2. Periférico.

Las neuritis crónicas, las secciones de los nervios, las lesiones que perturben la conducción y, en general, todas aquellas afecciones que determinen trastornos tróficos, motores, sensitivos o sensoriales

2.17. Psiquismo

Los retrasos mentales; las psicosis; las neurosis; las toxicofilias ilícitas, cualquiera sea su grado; los trastornos de la personalidad; y todo otro trastorno psíquico no enunciado expresamente con anterioridad que pueda determinar inconvenientes para el servicio

2.18. Articulación verbal

Las dislalias de grado tal que comprometan la articulación verbal y la claridad de la expresión. La tartamudez.

 2.19. Enfermedades de la piel y tatuajes

1. Toda afección aguda o crónica, infecciosa o no, congénita o adquirida, recidivante o no, que sea rebelde al tratamiento o presente manifestaciones funcionales.

2. Los tatuajes, prescindiendo del lugar del cuerpo donde se encuentren, que sean obscenos, ofensivos, indecentes, o aquellos que resulten incompatibles con el correcto y decoroso uso del uniforme, por ser perniciosos para el orden y la disciplina de la Fuerza.

2.20. Sistemas endocrino y neurovegetativo

1. Todas las enfermedades del sistema neuroendocrino que determinen una disfunción de cualquier glándula de secreción interna, manifiesta clínicamente o a través de las pruebas diagnósticas pertinentes, son causa de ineptitud por la alteración fisiológica que determinan y su consecuente repercusión sobre el estado general orgánico.

2. Las distonías neurovegetativas acentuadas. Las formas leves, poco notables, pueden ser admitidas.

^ ir arriba

2.21. Enfermedades del metabolismo y de la nutrición

1. Todas las afecciones que determinen perturbaciones del metabolismo intermedio de las distintas sustancias nutritivas (grasas, proteínas e hidratos de carbono) como la gota, diabetes, etc.

2. La Obesidad y la desnutrición (índice de masa corporal mayor a 30 o menor a 18, cuando esté asociada a otros estados de morbidez o determine un factor de riesgo con disminución de la expectativa de vida y/o determine la incapacidad para el normal cumplimiento de las exigencias del servicio naval, considerando las exigencias del adiestramiento militar y el combate.

2.22. Enfermedades del colágeno

Todas las enfermedades del colágeno (lupus eritematoso, esclerodermia, vasculitis, artritis reumatoidea, etc.).

2.23. Neoplasias

1. Todos los tumores malignos.

2. Los tumores benignos serán causa de rechazo cuando por su volumen, localización, multiplicidad o carácter recidivante, deformen una región y perturben funciones orgánicas.

2.24. Enfermedades infectocontagiosas y parasitarias

1. Las enfermedades infectocontagiosas y/o parasitarias agudas, recidivantes o crónicas, y las secuelas de dichas afecciones que puedan ocasionar trastornos incompatibles con el servicio, son causa de ineptitud. Tal es el caso del reumatismo poliarticular agudo, la brucelosis, el paludismo, etc.

2. La sífilis en período de actividad con serología positiva. Podrán ser toleradas las “falsas positivas” y las consideradas como “cicatrices serológicas”, con pruebas de alta especificidad negativas (FTA-ABS).

3. La serología positiva para la enfermedad de chagas con manifestaciones viscerales, con o sin trastornos electrocardiográficos.

4. La serología positiva para anticuerpos antivirus de la inmunodeficiencia humana (HIV).

5. La serología positiva para hepatitis B debe considerarse sólo para antígeno de superficie y los casos positivos deberán evaluarse a efectos de determinar estadío evolutivo u otros factores de riesgo.

^ ir arriba

2.25. Intoxicaciones crónicas

1. Las toxicomanías y las adicciones ilícitas cualquiera sea su grado.

2. Las intoxicaciones crónicas por metales, radiaciones u otros agentes.

2.26. Ojo y visión

1. La pérdida anatómica o funcional de un globo ocular.

2. Párpados y órbita.

Malformaciones, ectropión, entropión anquibléfaron, ptosis (cuando perturbe la visión binocular), cicatrices con deformaciones o limitaciones de la motilidad ocular, blefarospasmo, lagoftalmo, distriquiasis, exoftalmia secundaria a procesos orgánicos, asimetría bien manifiesta de los globos oculares que perturbe la visión binocular.

3. Aparato lagrimal.

Las fístulas lagrimales. La dacriocistitis crónica.

4. Músculos.

El estrabismo funcional o paralítico y el nistagmus congénito o adquirido.

5. Conjuntiva.

Simbléfaron, el tracoma si está comprometida la córnea. El pterigion con invasión de la córnea, y la conjuntivitis crónica.

6. Córnea.

Los leucomas, distrofia, xeroftalmia, queratoestasias, queratocono.

7. Esclerótica.

Las escleroestasias y las escleritis crónicas.

8. Iris, cuerpo ciliar y coroides.

Malformaciones, colobomas de acuerdo a la agudeza visual, iritis evolutivas agudas y crónicas. Glaucoma.

9. Cristalino.

Malformaciones, subluxación de cristalino, microesferofaquia. Las opacidades, congénitas o adquiridas serán causa de rechazo.

10. Retina.

Malformaciones congénitas. Desprendimiento primario y secundario de la retina, como así también todo proceso degenerativo.

11. Nervio óptico.

Malformaciones, alteraciones relacionadas con enfermedades oculares o cerebrales. Atrofias del nervio, de acuerdo con la agudeza visual.

12. Examen funcional y campo visual.

Cualquier déficit es causa de ineptitud. La hemeralopia.

13. Visión cromática.

La acromatopsia. La discromatopsia comprobada con las tablas isocromáticas, excepto para los siguientes escalafones: Intendencia, Especial, Auditoría, Clero Castrense, Técnico (de acuerdo al escalafón de origen), Furriel, Servicios, Informaciones, Músico, Infantería de Marina Orientación Auxiliar de Comando (que no podrán acceder a la Capacitación de Fotointérprete o Comando Anfibio), a quienes se les tolerará la discromatopsia.

14.Agudeza visual.

Se tolerará hasta un mínimo de 7/10 en cada ojo sin corrección óptica siempre que la visión en cada ojo sea de 10/10 con corrección. El astigmatismo miópico mixto, el astigmatismo hipermetrópico y las hipermetropías axiles se clasificarán de acuerdo a la agudeza visual sin corrección óptica.

NOTA: Para realizarse un examen oftalmológico, deberá tener en cuenta que la distancia de visión se tomará a 4 mts de distancia.

^ ir arriba

2.27. Oído, nariz y garganta.

1. Oído.

1.1. Oído externo.

Malformaciones del conducto auditivo externo y del pabellón auricular, que altere la funcionalidad de la audición.

1.2. Oído medio.

Las afecciones subagudas con tendencia a la cronicidad que puedan afectar la función auditiva. Las perforaciones del tímpano. Las supuraciones crónicas de la caja del tímpano.

1.3. Oído interno.

Las enfermedades que afecten una de sus dos funciones, la auditiva o el equilibrio. En consecuencia se rechazará la hiperexcitabilidad laberíntica de forma manifiesta y la asinergia laberíntica (excitabilidad distinta de uno y otro laberinto).

1.4. Audición.

Se exigirá audición normal determinada mediante examen audiométrico, y se tolerará una pérdida auditiva no mayor del cinco por ciento (5%) en cada oído utilizando las tablas de Fowler y Sabine, excepto para los escalafones Arsenales, Enfermeros, Furrieles, Informáticos, Servicios y Servicios Hidrográficos (Balizamiento), en los que se tolerará hasta un ocho por ciento (8%). Se efectuará audiometría semestralmente mientras dure la condición de alumno o aspirante y por prácticas de tiro o cuando por otras tareas esté expuesto a ruidos superiores a ochenta (80) decibeles.

2. Nariz.

2.1. Se exigirá la permeabilidad al pasaje del aire. Se rechazará toda causa que perturbe la función respiratoria normal (hipertrofia de cornetes, deformación acentuada del tabique, pólipos, sinusitis crónicas, etc.).

2.2. Las afecciones crónicas de los senos maxilares, frontales, etmoidales y esfenoidales.

2.3. Las lesiones ulcerosas.

3. Garganta.

Laringitis crónica. Estenosis laríngea. Parálisis laríngea.

^ ir arriba

2.28. Enfermedades alérgicas

Las enfermedades alérgicas que por la frecuencia o intensidad de los episodios repercutan sobre el estado general y/o entorpezcan la instrucción. Ej.: Urticaria, fiebre del heno, edema angioneurótico, jaqueca, anafilaxia alimentaria, etc.

^ ir arriba

2.29. Aparato masticatorio

1. Deberá tener en número de piezas dentarias sanas o con prótesis en correcto estado de adaptación, mínimas y necesarias entre molares e incisivos, que aseguren una adecuada oclusión, evitando así futuras patologías en el sistema estomatogmático y permitiendo una correcta masticación y consecuente alimentación.

Se considerará pieza dentaria sana a la permanente que esté bien soportada por tejido para-dentario sano o correctamente rehabilitado, y en oclusión normal.

2. Las caries dentales múltiples sin tratar.

3. Las obturaciones incompletas o defectuosas.

4. Las anomalías dento-máxilo-faciales cuando afecten marcadamente la masticación y la fonación.

5. Las paradenciopatías irreversibles.

6. Las prótesis defectuosas.

2.30. Afecciones quirúrgicas reparadas

Cuando el postulante presente afecciones quirúrgicas reparadas, será evaluado dentro de las condiciones de este reglamento.

CAPITULO 3

3.01. Condiciones de permanencia de alumnos

1. Durante su permanencia en los Institutos de Formación de la Armada, los alumnos cursantes deberán mantener las condiciones de aptitud psicofísica - exigencias y tolerancias - requeridas para su ingreso, establecidas en los artículos 2.03. al 2.29. inclusive, complementadas con las de los artículos 3.02. al 3.08. inclusive del presente reglamento.

2. En este período, que se extiende desde la incorporación efectiva hasta su alta de los Institutos, los cursantes -cadetes y aspirantes- deberán ser objeto de un seguimiento de su estado de salud por medio de reconocimientos médicos y odontológicos periódicos con el propósito determinado en el inciso anterior, como también considerando la posibilidad de la manifestación en este lapso, de posibles patologías preexistentes no evidenciadas en el examen de ingreso.
 
3. Toda patología que se presente deberá ser debidamente evaluada en lo referente a la situación de permanencia del cursante y, afecte o no la aptitud para permanencia, deberá ser asentada en las hojas de examen periódico de salud y ficha odontológica del Legajo Médico.

4. Las causales de exclusión que pudieran presentarse en el período de formación deberán ser objeto de los exámenes, estudios y prácticas necesarios para precisar el diagnóstico de la enfermedad o accidente causal de dicha ineptitud para permanecer y especialmente para afirmar o descartar la posibilidad de que la misma guarde alguna relación con los actos del servicio. En ambos casos se dará intervención a la Junta Ordinaria de Reconocimientos Médicos del Hospital Naval que corresponda.

Serán causa de ineptitud las detalladas en los artículos 3.02. al 3.08. inclusive.

3.02. Norma general

Las deformaciones, afecciones, lesiones y demás trastornos congénitos o adquiridos cuando se considere que por su naturaleza, magnitud y/o carácter evolutivo, puedan constituir un impedimento para el servicio. Asimismo, las asimetrías y disarmonías corporales acentuadas serán causa de exclusión en todos los casos.

3.03. Esqueletos, articulaciones y músculos

1. La amputación de un pulgar o de un índice y de dos o más dedos de una mano. La amputación del dedo gordo de un pie. Las artritis crónicas, las anquilosis, las atrofias musculares, las retracciones aponeuróticas y las secciones tendinosas. Toda afección que dificulte marcadamente una función.

2. Tolerancias: La amputación de un dedo de la mano que no sea el pulgar o el índice. La amputación de uno o más dedos del pié, no comprendiendo el gordo, y siempre que no se perturbe la marcha y/o la correcta posición militar. Las secuelas de fracturas óseas sin repercusión funcional o estética. Las limitaciones poco acentuadas de la movilidad y excur-sión articular. Las hipotrofias musculares parciales no progresivas.

3.04. Articulación verbal

Las dislalias de grado tal que comprometan la articulación verbal y la claridad de la expresión. La tartamudez.

3.05. Enfermedad de la piel y faneras

1. Toda afección aguda o crónica y/o recidivante que sea rebelde al tratamiento, o que determine manifestaciones funcionales marcadas.

2. Las cicatrices que por su extensión, caracteres o localización, comporten una acentuada disminución orgánica o limitación funcional evidente.
 
3. Los tatuajes, con las características establecidas en el artículo 2.18., inciso 2. de este reglamento.

3.06. Intervenciones quirúrgicas

1. Las intervenciones quirúrgicas efectuadas con resultado y restitución funcional satisfactorios y las secuelas operatorias que no comprometan una función y no determinen una incapacidad física, serán toleradas.

2. Cuando una afección que determine una incapacidad funcional para la permanencia en la escuela, requiera una intervención quirúrgica reparadora como único medio de obtener el restablecimiento de la aptitud, ella será aconsejada al interesado. En caso de que éste se negara a aceptarla se procederá de acuerdo con la condición de ineptitud que presente.

3.07. Aparato masticatorio

1. Afecciones crónicas bucodentales.

2. El estado deficiente bucodentario, cuando no se realice o no se consiga su restauración por el tratamiento.

3.08. Ojo y visión

Las enfermedades y lesiones congénitas o adquiridas del ojo o sus anexos, que determinen perturbación grave de una función, o disminución de la agudeza visual en la escala que se menciona a continuación:
 
1. Para cursantes de primer año: Se exigirá 7/10 de agudeza visual en cada ojo como mínimo sin corrección óptica y 10/10 con corrección óptica.
 
2. Para cursantes de años posteriores: Se tolerará hasta 5/10 sin corrección óptica en cada ojo y 10/10 con corrección óptica, determinando en cada caso la causa de tal disminución, a fin de establecer la aptitud para el servicio actual y su proyección a futuro.

3. Los vicios de refracción están condicionados a la agudeza visual sin y con corrección, de acuerdo a lo establecido en los incisos anteriores.
 
4. Visión cromática: Se mantendrán las exigencias del ingreso.

^ ir arriba
 
ingresoessa@ara.mil.ar - (02932) 48 6894 - (011) 4317 2000 int. 6894 - Base Naval Puerto Belgrano